LAS MATEMÁTICAS SON EL LENGUAJE CON QUE DIOS HA ESCRITO EL UNIVERSO - Galileo Galilei

sábado, 21 de febrero de 2015

DOS REQUIEM POR UNA ILUSIÓN MUERTA

Cuando se le ocurre a uno la peregrina idea de abrir un periódico o escuchar un informativo de la caja tonta o de la respetable radio de toda la vida, te das cuenta de que o has tirado un euro y pico en el papelucho o lo que te cueste la electricidad que gaste  el aparatucho. Vas a leer u oír (lo de escuchar, ni ganas) lo mismito que ayer, que antesdeayer, etc. Las patatas calientes del affaire Grecia y del laberinto de la Ucrania oriental. Los dos finales están cantados, y si los dirigentes de los estados no fueran tan aficionados a salir en los papeles y hacerse la foto, se dejarían de zarandajas porque si se meten a más “arreglos” clásicos estas historias pueden acabar muy mal.

El affaire de Grecia. Este país está con la soga al cuello (los motivos ahora ya no importan) y una vuelta más de torniquete lo asfixiará, o sea será lanzado a las tinieblas externas, “el Gehena, donde el fuego nunca se apaga y el gusano nunca muere”, séase fuera de la Eurozona: la bancarrota. A no ser que Tsipras tenga un as (mejor una escalera de color) bajo la manga, ha entrado en las negociaciones con la UE como un elefante en una cacharrería. Primero porque no sabe o no quiere saber que Unión Europea es el nuevo nombre del IV Reich cuyo führer es Frau Ángela Merkel; segundo la chulería de pretender imponer no negociar con la Troika; es cierto que no va a negociar con ellos sino con Alemania, pero fue al fin y al cabo un gesto chulesco. La perla final fue el sacarse de la manga el despropósito de la devolución por Alemania a Grecia de unas presuntas deudas de guerra. Como si en pleno encierro de los sanfermines le plantara cara a un verraco. No sé si la casta política de los parvenus son analfabetos virtuales o fuman demasiada yerba. La historia – esa materia que desprecian todas las clases sociales – nos recuerda claramente que Alemania siempre ha querido ser la conductora de Europa, a la que sólo se le ha opuesto con éxito Gran Bretaña cuando ha visto que la cosa iba en serio: repásense las auténticas causas de las dos últimas guerras mundiales. En este momento la pelota está en las manos de Merkel y de su temible ministro de economía Wolfang Schäuble, y velis nolis Grecia tendrá que pasar por el aro y resignarse a las condiciones que le exige Alemania. Y me temo que dentro de nada a los emigrantes españoles, portugueses, europeos orientales, etc. se nos sumarán los griegos. Que serán tratados con el mismo desprecio que los países del norte y centro Europa nos tratan a nosotros.

Otro asunto que ya se hace eterno es la pugna Ucrania – Rusia a la que, para embrollarla más, ha metido las narices la UE. Y no sólo la UE, sino los inefables Estados Unidos: el presidente Obama soltó hace unos días esta perla: que dotaría a Ucrania de armas de ataque letales. De su coeficiente intelectual ya sabemos pero esa vez seguro que iba puesto de crak hasta las cejas. O sea que más de cincuenta años de guerra fría, de carrera armamentística, de filigranas hechas por los presidentes norteamericanos desde Truman y por los jerarcas rusos desde la muerte de Stalin, echados por la borda. ¿Alguien en su sano juicio (los políticos ya sabemos que no lo están) puede dudar de que lo primero que haría Rusia es invadir Ucrania y, si llega el caso, contraatacar? No atacaría a los países bálticos `por pertenecer a la OTAN (en unos años en que Rusia estaba postrada) pero la tensión en las fronteras norte, teniendo en cuenta el problema añadido del enclave de Kaliningrado, sería peliagudísima. ¿Alguien puede pensar que Rusia va a quedarse con los brazos cruzados  mientras Ucrania cae bajo la influencia de occidente, formar  parte de la UE y por último último de la OTAN en su frontera sur y sudoeste? Ucrania no tiene nada que hacer frente a Rusia y la UE se limitará a su cuacuaracá de siempre con las  “sanciones”, solemnes condenas de todos y cada uno de sus organismos – que son legión- y nada más. No están los vientos para guerras que no sean por intereses económico financieros, y aún así la prueba está en que, con todo lo dicho antes del partido  Alemania – Grecia y del Rusia – Ucrania, estamos frente a un iceberg: sólo vemos el 10% que está sobre el agua. Del restante 90% no tenemos ni idea.

Iba a echar un vistazo al Califato Islámico, o sea al comienzo de la III Guerra Mundial; pero lo dejo para otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario