LAS MATEMÁTICAS SON EL LENGUAJE CON QUE DIOS HA ESCRITO EL UNIVERSO - Galileo Galilei

martes, 1 de abril de 2014

SIRIA: UN PATRIMONIO MILENARIO VÍCTIMA DE LA GUERRA (© Oasis)

Siria: un patrimonio milenario víctima de la guerra

Entre los daños causados por los ataques y bombardeos, así como por los robos y las excavaciones clandestinas, figuran las destrucciones que han golpeado los yacimientos o los monumentos más importantes del país. En medio del caos general, las comunidades locales tratan de defender su pasado y también su porvenir económico con el turismo.

Viviane Dutaut-Ceccarelli | martes, 01 de abril de 2014
Cada día se derruyen diez milenios de historia, antigua, cristiana, musulmana, memoria de la humanidad, a causa de las bombas, los robos, las excavaciones clandestinas y el tráfico de obras de arte. El patrimonio sirio es único en el mundo (10.000 yacimientos y obras censadas, 8 yacimientos en la lista del Patrimonio mundial de la Humanidad de la UNESCO, 5 de los cuales afectados) y se deteriora diariamente en el olvido general. Paolo Matthiae, el arqueólogo que descubrió la ciudad de Ebla y las miles de tablillas cuneiformes, ha lanzado desde Roma una campaña internacional junto con Francesco Rutellipara tratar de salvarlo: «Se trata de un patrimonio verdaderamente universal. En Siria nacieron los primeros poblados agrícolas a orillas del Éufrates, 10.000 años antes de Cristo. Allí la humanidad experimentó los primeros modelos de ciudades alejadas de los valles fluviales, alrededor del tercer milenio, allí se inventó el primer alfabeto, hacia el año 1300 a.C., en el cual cada signo corresponde a un sonido, y que revolucionó la escritura. Siria era una provincia importante para Roma —tanto es así que Apolodoro de Damasco construyó el Foro de Trajano—, fue la tierra del primer Cristianismo naciente, heredera de Bizancio, sede del califato de los Omeyas, y durante siglos un puente entre el Oriente musulmán y el Occidente cristiano bajo el signo de la tolerancia. Era uno de los países más abiertos para los arqueólogos: había 70 misiones extranjeras, sin distinciones políticas. Incluso hubo una misión de investigadores americanos, hebreos, que fue acogida sin problemas».

¿Cuáles son los daños más ingentes?

Las destrucciones que han afectado a los yacimientos o los monumentos más importantes, simbólicos: el minarete de la mezquita de los Omeyas y la ciudad medieval en Alepo; el Crak de los Caballeros, del siglo XII, cerca de Homs; los daños a los mosaicos de la gran mezquita de los Omeyas de Damasco, en Maaloula, el poblado cristiano donde todavía se habla arameo, la lengua de Cristo. Estos son los daños que se conocen y de los que se habla, pero existen también devastaciones que se ven menos y son igualmente graves: la multiplicación exponencial de las excavaciones clandestinas, baste citar Apamea, perforada por innumerables ataques, la gran ciudad antigua de Mari, el yacimiento de Dura Europos. Además, hay robos, sobre todo en los museos regionales, que a veces son obra de bandas armadas. Los tráficos clandestinos prosperan. Existe un riesgo más grave: que las excavaciones clandestinas, que hasta ahora se llevaban a cabo generalmente a nivel individual, adquieran una dimensión industrial, y utilicen medios mecánicos pesados que lo destruyen todo, como en Irak y Afganistán. Desde el pasado mes de mayo, la UNESCO ha alertado a los países fronterizos: se logró bloquear en la frontera libanesa un cargamento de antigüedades. Pero ya se sabe lo largas, desérticas y porosas que son las fronteras.

¿Qué se puede hacer, concretamente?


La campaña lanzada por Francesco Rutelli prevé, además de la exposición y el premio, iniciativas de apoyo a la vigilancia de los yacimientos y los museos, con guardias permanentes pagados. Algunos yacimientos están abandonados, los locales de las misiones fueron saqueados y se perdió la documentación. En Ebla hubo algunas excavaciones clandestinas esporádicas, pero se bloquearon en seguida por la reacción de sus habitantes. Y este es un punto importante: en medio del caos general, las poblaciones locales tratan de asegurar un mínimo de autodefensa: han comprendido que se trata de defender su pasado, su identidad, pero también su porvenir económico con el turismo. Es preciso organizar desde ahora una colaboración internacional —pienso especialmente en los países europeos— para prepararse a coordinar las intervenciones de restauración y restablecimiento tan pronto como la situación política lo permita. Aunque pueda parecer que no es un problema actual, es necesario preparar ya desde ahora el renacimiento del patrimonio sirio.

¿Cómo se están moviendo las autoridades sirias?

La Dirección general de antigüedades y monumentos ha lanzado llamamientos a todas las partes: se prohíbe utilizar los yacimientos históricos para usos militares, a fin de evitar que sean bombardeados. Por otras parte, trata de mantener contactos con sus funcionarios también en las zonas ocupadas por los rebeldes. Parece ser que en la región de Raqqa hicieron saltar por los aires un mosaico antiguo. Hasta ahora, las destrucciones eran la consecuencia de la guerra, mientras que ahora el riesgo es que se conviertan en un objetivo de parte de grupos religiosos intolerantes, a veces extranjeros, como en el caso de los Budas de Bamiyan, en Afganistán.

Para más información: www.prioritacultura.it

No hay comentarios:

Publicar un comentario