LAS MATEMÁTICAS SON EL LENGUAJE CON QUE DIOS HA ESCRITO EL UNIVERSO - Galileo Galilei

viernes, 14 de diciembre de 2012

SI POR UN INSTANTE...





Si por un instante mi Creador se olvidara que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera.

Posiblemente no diría todo lo que pienso, pe­ro en definitiva pensaría todo lo que digo, antes de decirlo.

Di siempre lo que sientes y haz lo que pien­sas.

También daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan en sí mismas.

Dormiría poco, soñaría más, pues entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perde­mos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen; des­pertaría cuando los demás duermen.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vesti­ría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando des­cubierto. no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

Al niño le daría alas, pero le dejaría que él só­lo aprendiese a volar.

A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de los hombres.

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdade­ra felicidad está en la forma de subir por la escarpa­da ladera hacia la cumbre.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeña mano, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene dere­cho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayu­darle a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de los hombres, pero realmente de mucho no habrá de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría "te quiero" y no asumiría, tonta­mente, que ya lo sabes. -

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, y que nunca te ol­vidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, jo­ven o viejo.

Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.

Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no te tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles, "lo siento", "perdó­name", "por favor", "gracias" y todas las palabras de a amor que conoces o recuerdas.

Nadie te recordara por tus pensamientos se­cretos; manifiéstalos con amor, educación y respeto hacia el otro.

Pide al Creador la fuerza y sabiduría para ex­presarlos.

Demuestra a tus amigos y seres queridos cuanto te importan.

Si no lo haces hoy, mañana será igual que ayer. No te digas lo difícil que es cambiar, ni por qué nada cambia en tu vida.

Para ti con mucho cariño y amor,

Gabriel García Márquez





No hay comentarios:

Publicar un comentario