LAS MATEMÁTICAS SON EL LENGUAJE CON QUE DIOS HA ESCRITO EL UNIVERSO - Galileo Galilei

jueves, 18 de octubre de 2012

POEMAS DE PERSECUCIÓN Y DESTIERRO

EPÍLOGO

Anna Ajmatova

1

Me enteré cómo adelgazan las caras,
Cómo asoma el terror desde debajo de los párpados,
Como toscas páginas de escritura cuneiforme
Aflora el sufrimiento a las mejillas,
Cómo los tirabuzones de cenicientos y negros
Se tornan de pronto plateados,
La sonrisa se hiela en los labios humildes
Y en la risita sorda tiembla el susto.
Y yo rezo no por mí sola,
Sino por todos, quienes allí permanecían conmigo
En el frío inhumano y en el calor de  julio
Bajo la tapia roja cegada. 


2

Otra vez se acercó la hora de los rezos. 

Os veo, os escucho, os noto:
A  la  que  apenas  han acercado  a la ventana,
A  la  que  no pisa tierra  natal,
A  la que  sacudiendo  su  bonita cabeza
Dijo:  «Vengo aquí, como a casa.»
Quisiera mencionar a todas por su nombre,
Pero  me han quitado la lista, y no tengo dónde  enterarme.
Para ellas he tejido un ancho velo
De  pobres  palabras,  escuchadas  a ellas mismas.
De ellas me acuerdo siempre y en todas partes,
De ellas tampoco me olvidaré en una nueva desgracia, 
Y si me tapan  mi atormentada  boca,
Por la que grita un pueblo de cien millones,
Que del mismo modo recen por mí
La víspera de mi día funerario.
Y si alguna vez en este país
Se les ocurre levantarme  un monumento,
Doy mi conformidad  para este festejo,
Pero sólo a condición de colocarlo
No junto al mar, donde  he nacido:
Mi última unión con el mar está rota,
No en el lujoso jardín, junto al tocón secreto,
Donde la sombra desconsolada  me busca,
Sino  aquí, donde he permanecido en pie trescientas horas
Y donde no me han abierto cerrojos,
Ya que en la muerte plácida tengo miedo 
De olvidar los tumbos de los negros coches celulares,
Olvidar cuán odiosamente sonó el portazo, 
Y sollozaba la vieja, como una fiera herida. 
Y que de los siglos inmóviles y pétreos, 
Como lágrimas, fluya la nieve derretida,
Y que la paloma carcelaria  arrulle en la lejanía
Y se deslicen lentos los barcos por el Neva.

Marzo 1940



No hay comentarios:

Publicar un comentario