LAS MATEMÁTICAS SON EL LENGUAJE CON QUE DIOS HA ESCRITO EL UNIVERSO - Galileo Galilei

viernes, 30 de marzo de 2012

SOBRE HUELGAS Y DEMÁS CUESTIONES

No voy a opinar sobre la huelga de hoy día 29 de marzo, no porque no me importe, sino porque me guardo la misma. Y de las demás que ha habido en este país, antaño llamado España y hoy conocido en la UE como Españistán. La huelga por definición es un tour de force entre los obreros y la patronal, normalmente porque los obreros quieren unos beneficios – justificados o no – que la patronal no puede o no le da la gana darlos. En obreros incluyo a cualquiera que trabaje para terceros – obreros, empleados de cuello blanco, funcionarios, etc. – y en patronal desde las multinacionales al fabricante de lo que sea que tenga una mínima plantilla, para entendernos. Sigo: la palabra clave es tour de force que en francés queda muy bien y que en español – más castizo – llamamos forcejeo. Un forcejeo es a ver quién aguanta más, o los obreros sin que les pague la patronal o la patronal perdiendo dinero por que su producción esta paralizada.

El Gran Bretaña, para no ir más lejos, en los años que gobernaba Mrs. Tacher, la “Dama de hierro”, los mineros se declararon en huelga, creo recordar que por un asunto de salarios. La patronal no quería aumentos ni lo que fuera y tampoco el gobierno británico, que tenía interesas nacionales en la minería. Comenzó el tour de force: Los mineros dejaron de trabajar y la patronal dejó de pagar. La huelga duró meses hasta que los obreros se rindieron porque por algo a la primer ministro de Su Majestad la llamaban la Dama de Hierro...

¿Cómo pudo la huelga mantenerse tanto tiempo? ¿De qué comían las familias de los huelguistas? Muy sencillo: Los obreros estaban en su inmensa mayoría sindicados y pagaban regularmente sus cuotas, y los sindicatos invertían honradamente ese dinero en bienes muebles e inmuebles que les proporcionaban unas rentas. Con la partida presupuestada para estos casos pudieron subvencionar, modestamente, a los obreros para que pudieran aguantar dignamente sin cobrar de la patronal.

El tour de force siguió hasta que los sindicatos se vieron obligados a pedir ¡ créditos a la banca ! No hubo ningún problema: como dijo un directivo de un banco “son buenos clientes y no tenemos razones para negarles un crédito”.

Al final la huelga no se pudo sostener más. La patronal estaba dispuesta a llegar a un acuerdo, pero la Dama de hierro no. Los obreros fueron readmitidos, la patronal soportó sus pérdidas y todo quedó igual. Fin de la historia.

Hay ejemplos semejantes en Francia, Alemania y otros países. No hay más que consultar las hemerotecas, que son muy instructivas para conocer la historia inmediata y no hablar sin saber de qué.

Españistán: Los sindicatos convocan una huelga; como no se han ganado ningún prestigio, no tienen afiliados (¿alguien conoce el número oficial de afiliados a algún sindicato?) Por tanto apenas cobran cuotas. Tiene que subvencionarlos el Estado para que este país tenga lo que en las democracias es normal; pero sólo subvenciona dos, que, con la excusa de ser los herederos de los sindicatos anteriores a 1936 “han recuperado” el “patrimonio sindical”; los demás, aunque existía alguno antes de 1936, no. Por tanto, como no pueden echar una mano más que a sus propios dirigentes (todos “liberados”) no hay un real para financiar una huelga de verdad. Y todas las huelgas se reducen a UN DÍA, ni más ni menos.

¿Eso es un tour de force o forcejeo? UN DÍA, UNO, de huelga ¿perjudica a la patronal? En suma, y aunque tenga cada huelga convocada un 100% de éxito, a parte del testimonio, ¿sirve para algo? Creo que nadie pensará que con semejantes “demostraciones de fuerza” la “caritativa” patronal va a modificar un ápice su postura.

1 comentario: